Resonancia Magnética (MRI)

Una imagen por resonancia magnética, o “MRI” por sus siglas en ingles, es una técnica no invasiva que utiliza el fenómeno de la resonancia magnética para obtener información sobre la estructura y composición del cuerpo a analizar. Esta información es procesada por computadoras y transformada en imágenes del interior del cuerpo. El “MRI” es utilizado en la medicina para observar alteraciones en los tejidos y detectar cáncer y otras patologías. A diferencia del “CT Scan”, no usa radiación, sino campos magnéticos.

¿Cómo se realiza el estudio?

Imagen obtenida por Resonancia Magnética

Usted se acuesta en una camilla y esta se desliza hasta el escáner de la resonancia magnética, el cual tiene una forma como de túnel.

Para este tipo de estudio no puede tener ninguna pieza metálica, incluyendo broches, cremalleras o botones. Es por esto que generalmente se le recomienda que utilize una bata de hospital luego de removerse la ropa, incluyendo el brassier o que vaya en pantalones tipo sudadera y una camiseta sin impresos metalicos ni brassier.

Algunos exámenes requieren de un tinte especial como medio de contraste. El tinte generalmente se administra antes del examen a través de una vena (IV) en la mano o antebrazo. El contraste ayuda al radiólogo a observar más claramente ciertas áreas del estudio. Un MRI dura alrededor de 20-40 minutos.

Un MRI no causa dolor. Le colocarán unos audífonos especiales para mitigar un poco el ruido que hace la máquina al realizar el estudio.